Tailormade: AGILE vs WATERFALL

Todo el mundo dice que me va a hacer un traje a medida, pero a mí nadie me toma medidas para hacerme un traje

Que las metodologías ágiles (Scrum, Kanban, Lean, XP,…) sean objeto de análisis en esta web porque aporten grandes ventajas en determinadas situaciones no significa que son mejores siempre y en todo lugar. En función del contexto en que nos encontremos, convendrá adoptar uno u otro sistema. Y es que cada proyecto, por sus características intrínsecas, requiere distintas formas de gestión. En entornos industriales con tareas repetitivas la organización del flujo de trabajo en cascada (“waterfall”) será la idónea. Sin embargo, las metodologías ágiles serán más efectivas en entornos más complejos y creativos y con más necesidad de usar el conocimiento y la intuición. Es decir, cuando nos encontremos ante un cierto grado de incertidumbre acerca de todo lo que se pretende alcanzar o en relación al modo de lograrlo. El modelo Cynefin nos aporta un marco de referencia para tomar la decisión acerca del framework ideal para nuestro entorno.

Desde nuestra experiencia, consideramos los siguientes factores (reflejados en la tabla comparativa) a la hora de elegir una metodología frente a la otra.

Factor diferencialWATERFALLAGILE
ENFOQUEPredictivo (rígido)Adaptativo (flexible)
ENTORNOFijoCambiante
CONTEXTOSimpleComplejo
COMUNICACIÓNNormas por escritoDebate “cara a cara”
EQUIPOSEspecializados
Jerarquizados
Multi-disciplinares
Auto-organizados
AUTONOMÍABajaAlta
ALINEAMIENTOBajoAlto
PRESUPUESTOAlcance fijo.
Tiempo-Coste variable
Tiempo-Coste máximos fijos.
Alcance ajustable
ENTREGA DE VALORTodo al finalParciales, regulares y de valor creciente
VELOCIDADNo es prioritariaSe prioriza al alcance
FEED-BACKAl final: Riesgo de fracaso totalEn cada entrega: Permite éxito parcial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *