VALORES AGILE

1.- Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas

De todos los valores Agile, éste es el más importante. Considerar a las personas como el activo más importante que tiene cualquier organización, en cualquier nivel de su estructura, y sin importar el tipo de proyecto en el que estén trabajando. Las personas son las que aportan creatividad y capacidad de innovación. Las empresas deben entender y valorar la capacidad de autoorganizarse de sus empleados. Ello no implica que se prescinda de los procesos establecidos y se instaure la anarquía a nivel interno. Los procedimientos y las herramientas pero como elemento de apoyo para que las personas puedan lograr sus objetivos.

2.- Software funcionando sobre documentación extensiva

No se pone en cuestión que la documentación sea un elemento fundamental en cualquier proyecto. Sin embargo, se establece que lo que realmente prima es que las cosas funcionen. Y que se consiga hacerlo de un modo sencillo e intuitivo. Las nuevas tecnologías son un medio para conseguir productos más funcionales.

3.- Colaboración con el cliente sobre negociación contractual

En un mundo en constante evolución, la comunicación entre las partes es un elemento clave para que la ejecución de los proyectos conduzca al resultado esperado. Es la manera más efectiva de evitar la obsolescencia. Más allá de lo establecido en un contrato, lo que realmente permite conseguir que el producto final se corresponda con las necesidades del mercado en el momento de su lanzamiento es recabar el feedback continuo del cliente.

4.- Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan

La capacidad de evolución y adaptación al mercado está por encima de cualquier plan establecido. Ser capaz de activar una respuesta rápida ante cualquier imprevisto genera una ventaja competitiva incuestionable que, a la postre, marca la diferencia. Planificar está muy (y es necesario hacerlo), pero los planes no sirven de nada si no se es capaz de reaccionar ante una circunstancia sobrevenida. El cambio se ha de entender en positivo, como una oportunidad de mejora.

Reflexión final

Que la balanza se decante por la parte de la izquierda no implica que tengamos que renunciar a la parte de la derecha. Ser Agile no significa renunciar a las herramientas, pues son elementos necesarios que facilitan nuestro trabajo, pero teniendo claro que son sólo eso. Ni que vayamos a dejar de documentar, pero sí que esta documentación sea la estrictamente necesaria. Tampoco vamos a renunciar a los contratos, pero debemos saber que los contratos ágiles deben ser más abiertos al cambio y estar más basados en la colaboración. En último término, huelga emplearse a fondo en elaborar un plan sabiendo que vamos a tener que gestionar el cambio para adaptarnos a nuevas necesidades.